RELACIONES DE MOVILIDAD Y DISEÑO DEL ESPACIO PUBLICO. DISEÑO Y FRAGILIDAD DEL ESPACIO PUBLICO. Francesc Magrinyà

Resumen de la conferencia impartida por FRANCESC MAGRINYÀ.
26 mayo 2009

La primera pregunta que nos plantea es: ¿Para qué se diseña el espacio?
Nos planeta también la paradoja de que hablamos cada vez más de espacio público y en cambio lo que cada vez hay más son espacios colectivos.

barrio de La Mina. Barcelona

Contrapone el espacio público de la modernidad (homogeneidad de relaciones) con el espacio colectivo privatizable de la post-modernidad (heterogeneidad de relaciones).

Expone que la tipología de las relaciones que se desarrollan en un espacio están sobretodo relacionadas con las funciones que rodean el espacio, más que con el diseño de este en concreto (Ejemplo Pl. dels Àngels i Pl. de les Caramelles). Es muy importante, pues, el uso de la planta baja.

Magrinyà ha analizado donde se dan las prácticas desportivas informales y como funcionan los espacios públicos. Reconoce la vivienda como el elemento más estabilizador. En los parques es de gran importancia el acceso, el hecho de que se puedan cruzar y que las actividades deportivas ocupen tanto un lugar central como periférico.

Magrinyà nos hablará del Maremagnum i de la Mina como ejemplo de espacio público con contradicciones.

El origen del Maremagnum es una estación marítima (cosa que justifica que esté toda la noche abierto) a pesar de que no lo ha sido nunca. Se crea en 1996 con el lema “La ciudad conquista al mar” y la pretensión de que fuera un espacio público, pero no deja de ser un espacio colectivo cuyo propietario son las autoridades portuarias. Se crea como área de nueva centralidad, pero para que lo sea se deben dar varios factores como: la competencia (que en este caso no es de la municipalidad), elementos que den continuidad histórica y un control de las actividades que en estos espacios se desarrollan. Los espacios de nueva centralidad (normalmente fronterizos de la ciudad) tienden a “no-lugar” si se generan en base a una escenográfa mas que a una realidad.

Magrinyà ha estado también trabajando en el barrio periférico y estigmatizado de la Mina. Ha trabajado en el proceso participativo donde se ha decidido unitariamente los equipamientos y su ubicación. Su conclusión es que la problemática del barrio no es tanto el espacio público en si mismo, sino temas clave como el hecho de que en el ’75 la mayoría de viviendas eran de alquiler y es solo en el momento que son de propiedad que los vecinos se preocupan por el mantenimiento. Por otro lado detecta que en este barrio es fundamental entender que el espacio público empieza en las escaleras de vecinos, y ver que la problemática es que son demasiados vecinos por escalera. Su propuesta entonces es hacer más escaleras y comunidades de vecinos menores, cambio que repercute directamente en el bienestar del barrio.

Resumen realizado por Mercè Ramos y Arena Tarrés, alumnas del postgrado.


Leave a Reply