VISITA AL BARRIO DE LA FLORIDA DE L’HOSPITALET DE LLOBREGAT.

Visita con Montse Santolino
24 Marzo 2009

El barrio La Florida nace en el año 1955 para dar vivienda a los barraquistas de Barcelona. En ese momento el barrio estaba totalmente aislado y es en los ’70 cuando el movimiento vecinal consigue que llegue el transporte público, el alumbrado y la escuela.

detalle de los bloques La Florida

La densidad actual del barrio es de 60.000 habitantes por kilómetro cuadrado, una densidad similar a los grandes suburbios “tercermundistas”. Es uno de los barrios donde más se ha renovado la población últimamente; a modo de ejemplo, entre 1996 y 2000 marcharon 3.769 y llegaron 3.082. Las nuevas configuraciones del barrio han hecho de éste un barrio diverso, hecho que se hace patente en cada calle, en cada esquina. La diversidad ha traído nuevas formas de hacer, nuevas maneras de pensar, nuevos comercios, carnicerías halam, locutorios, e incluso una mezquita y una iglesia evangélica. Actualmente en el barrio hay un 37% de inmigración.

De los 82 municipios de más de 5.000 habitantes de la Región Metropolitana de Barcelona, L’Hospitalet está entre las posiciones 71 y 74 en cuanto a nivel de renta. Y con respecto al global de la ciudad, el barrio pertenece al nivel más bajo.
La Florida (junto a Pubilla Cases) se ha acogido a la Llei de barris, además del Proyecto Integral del ayuntamiento de L’Hospitalet y el Plan de Desarrollo Comunitario (desde 1998). Todos ellos trabajan para la mejora tanto urbanística como de cohesión social.

En nuestra visita nos encontramos con Yolanda Riera y Sergi Crespí de la oficina del Plan Integral, con el vicepresidente de la Asociación de Vecinos, una mediadora social y un técnico de P.D.C. Todos ellos nos ayudan a entender un poco más en profundidad su trabajo y el barrio. Visitamos también la biblioteca pública y la Parroquia de la Luz (institución central en los inicios del barrio y el asociacionismo de éste).

LINKS DE INTERÉS:
http://www.gunsnmonteroses.blogspot.com/

Resumen realizado por Mercè Ramos y Arena Tarrés, alumnas del postgrado.


Leave a Reply